Fundamentación 2012



ALIPÉ
Programa Base
Formación 2013
Calendario Lunar 2014
Capacitaciones
realizadas:

2007 - 2008 - 2009
2010 - 2011- 2012

Encuentro
Nacer en 2012
Encuentro
Latinoamericano
Nacer 2002
Descargar documento PDF
Ley Nacional de
Nacimiento
Libros, artículos, música y
videos relacionados,
producciones de
Laura Lerner

 

Cada año deja su huella y prepara para nuevas circunstancias desconocidas. La labor de los últimos seminarios de Alipé me instó a encontrar herramientas diferentes, incursionar en diversas modalidades de meditación, respiración, relajación y crear-practicar con colaboradores las Meditaciones Andinas. El trabajo en redes creció dentro y fuera de la provincia, es por eso que en 2012 la propuesta constará de dos actividades centrales:


Meditaciones Andinas


En cuanto al entrenamiento en estas meditaciones , iremos informando con anticipación el día de realización de cada Jornada; son tres entrenamientos:

  • Movimiento y Meditación para Llank’ay
  • Movimiento y Meditación para Munay
  • Movimiento y Meditación para Yachay

Las Meditaciones Andinas son producto de un trabajo desarrollado en Gaia durante los años 2010 y 2011; fueron estrenadas en los Seminarios de Alipé y en los grupos terapéuticos. Es un proyecto de Laura Lerner con la participación de Augusto Almagro en composición y producción musical.

Tienen como intención:
 Integración del almapuerpo*
 Despliegue de la conciencia humana
 Movimiento y creatividad desde la cosmovisión andina
 Activar la creación de trama de vida en los tres mundos Uju Pacha-Kay Pacha- Hanan Pacha*
(*) Referencia a diferentes capítulos del libro Chaquiras que fundamentan estas nuevas producciones. Vernotas al pie de esta página.

Las Meditaciones Andinas se apoyan en ejercicios de respiración, relajación y movimiento. Guían en el autoconocimiento del propio cuerpo y en el desarrollo espiritual permitiendo la construcción de una práctica diaria personal. Son un instrumento de integración del almapuerpo a partir de interiorizar el legado de las antiguas comunidades de Abya Yala / América.

Desde muchos y diferentes orígenes los habitantes actuales de Argentina y los países de América estamos recibiendo el tesoro espiritual de los abuelos de Abya Yala y es un llamado de enraizamiento e integración asumir esta herencia y enlazarla con la de más allá de los mares. Las Meditaciones Andinas no se oponen a otros trabajos, se complementan con otras miradas y prácticas de movimiento-meditativas.

Sentimientos de unidad y completud nacen cuando integramos el profundo legado de las comunidades que habitaron las regiones andinas como patrimonio de la humanidad. Su cosmovisión nos brinda un lenguaje de contacto profundo con la Madre Tierra, respetuosa de los códigos de la naturaleza y es un aporte único y muchas veces desconocido; desde los territorios que habitamos a la experiencia universal .

El entrenamiento en la coordinación de las Meditaciones Andinas nos lleva a profundizar los sentidos, las sensaciones, emociones, los pensamientos de ser unidad y abrirse al mundo desde la unidad, creando tramas de vida en unidades mayores; es un entrenamiento para jóvenes y adultos y también para quienes esperan un hijo y necesitan recursos de autoafirmación para la crianza.

Nos contacta con la paz y el silencio interior descubriendo la sensibilidad y la fortaleza de “un buen llank’ay” , “un buen munay” y “un buen yachay”.

Las meditaciones invitan a un recorrido desde nuestro “cable a Tierra”, desde nuestro ombligo a los apoyos de las plantas de los pies y “cable a cielo” desde nuestro ombligo a la coronilla y las palmas de las manos y desde nuestro corazón a la expansión del almapuerpo en munay a través de la respiración y la apertura emocional.

La piel es frontera y puente para recibir y dar en esta danza de energía que nos contiene; se prepara para ser continente y espacio de comunicación para expandir nuestros dones y talentos.

La expansión transita por caminos de exploración e indagación interior….nos provoca a ocupar nuevos espacios interiores y exteriores, nos desafía a vivir con intensidad y como un todo en contacto con el espacio y el tiempo que habitamos.

Llank’ay
(quechua) se refiere al trabajo, labor, siembra, labrar la tierra es “trabajar haciendo”
En la meditación para llank’ay trabajamos con todo el almapuerpo como unidad para centrarnos en el área corporal que abarca desde el ombligo, huella de la conexión con la madre hacia la Madre Tierra. El bajo vientre, las piernas y los pies exploran su afirmación y capacidad de sostén en la vida y en los trabajos, en la laboriosidad, en el contacto con la realidad y la fertilidad. Trabajamos la capacidad de supervivencia, el motor de acción, el instinto, la fuerza, la gesta. Movilizar llank’ay amplía la conciencia de enraizamiento en el propio ser a lo largo de los ciclos vitales y en la gestación. El encuentro con los otros desde Llank’ay es un intercambio desde seres que se dan respuestas a sí mismos acerca del sentido y movimiento de su propia vida.
Munay
(quechua) dar, escuchar, amar, compadecer, necesitar; es “amar haciendo”.
El movimiento y meditación para munay permite reconocer las pulsaciones que dan ritmo a nuestra vida, dan cauce a la voz y las emociones y guían la intención en contacto con lo profundo, de estar involucrado en el dar y recibir en la naturaleza y en la trama de relaciones de la vida. La sede corporal es el alto vientre, el tórax, los brazos y las manos. A través de la respiración y el movimiento ensayamos una mayor flexibilidad, expresamos emociones estancadas, permitimos que circulen las aguas emocionales y que cambien los matices del dolor, la alegría, el miedo... los brazos y las manos despliegan creatividad y danzan en el contacto y la comunicación afectiva con uno mismo y los demás seres de la creación. Es también fuente de sensaciones de poder, de debilidad, de voluntad.
Yachay
(quechua) conocimiento, habilidad, sabiduría, el cuerpo que organiza, ordena, genera sentidos; es “aprender haciendo”.
En la experiencia del movimiento y la meditación trabajamos todo el almapuerpo como unidad y nos focalizamos en el cuello y la cabeza. La respiración nos pemite advertir lo que “entra y sale”, los contenidos mentales que fabrica nuestro pensamiento, fantasía, imaginación, los sueños. Aquí ocurre el caos y el órden que construimos desde lo mental para dirigir nuestra vida, tomar decisiones, planear, organizar , recordar de nuevas maneras, improvisar, aprender, olvidar, abrirnos a lo nuevo en contacto con el mundo y el universo.
Para todos los que criamos, trabajamos en salud, en educación, coordinando grupos, gestionando proyectos, dirigiendo emprendimientos, explorar yachay es una tarea continua de autoconocimiento, aprender a descansar la mente, aliviarla de las presiones que denominamos hoy genéricamente como stress, entrenarnos en la toma de decisiones, en la aceptación y la paz vibrante y creativa, es la experiencia de elegir un camino continuo de aprendizaje y evolución.


La práctica personal:
las meditaciones permiten ampliar y profundizar el autoconocimiento y los recursos para elaborar una práctica personal, respiración, relajación, movimiento y meditación son los cuatro pilares que habilitan el centramiento personal, la capacidad de autoafirmación en el grupo.

Estas prácticas permiten explorar la paz interior, una paz vibrante y activa que nos abre a la Conciencia de Unidad.

Laura Lerner

 

Notas: Chaquiras; chaquira 6 “Almapuerpo de vida y aprendizaje” Nueva Editorial Universitaria de la Universidad Nacional de San Luis - 2010

 

 

INICIO | GAIA | ALIPÉ | AGENDA | BIBLIOTECA FE | LAURA LERNER | EL RINCÓN DE LOS SÍMBOLOS | LINKS | CONTACTO | BLOG

GAIA: Nacimiento-Desarrollo-Creatividad
Chacabuco 1360 - TE: (0266) 4351447 - (5700) San Luis, Argentina

diseño web ~ manohumana